8
Sep

Cocinando el Menú Optitud

Quiero presentaros a Cristina Rubio, una persona que contacté por redes hace ya muchos años y que tenía unas ganas locas de conocer en persona. Por fin fue este año, aprovechando una de mis conferencias.

Puedo deciros que conocer a Cristina es toda una experiencia, una de las mejores voces de doblaje de este País, mentora estratégica y persona. Persona que se ha reinventado varias veces, que enfoca la vida desde la alegría, desde el optimismo, desde el valor y desde la alimentación.

Puedo deciros que este taller no existe en España, si te interesa cómo mejorar a través de la alimentación y de una gran profesional, no dudes en asistir el día 20 de Octubre a su taller, inscripciones aquí.

Antes de empezar quiero agradecer la colaboración del Palacio Castillo de Gorraiz , cuando le comenté el proyecto a Alberto Diez de Ulzurrun no se lo pensó ni un segundo. Es muy gratificante comprobar como esta familia de hosteleros se compromete con su ciudad más allá de su trabajo diario, GRACIAS!!

Le cedo la palabra a Cristina.

 

¿Se nace optimista? ¿A tenor de lo que ocurre a nuestro alrededor cada día se puede ser optimista? ¿En nuestras circunstancias personales, se puede ser optimista? ¿Qué significa el optimismo?

Hace algunos años, en medio del caótico tornado en que se había convertido mi vida, me hice estas preguntas y las respuestas que encontré, después de un largo y tortuoso camino, puedo decir sin ápice de duda que me cambiaron la vida.

Existe una predisposición genética para el optimismo, pero nuestro ADN es responsable como mucho del 50%y, por lo tanto, hay margen para elegir la manera en que queremos explicarnos los acontecimientos.Podemos aprender a mirar el mundo con las gafas del optimismo si realmente nos lo proponemos, nosotros tenemos la última palabra acerca de cómo queremos vivir  la vida. ¿nos atrevemos a cruzar el rio o continuamos en la misma orilla?… ¡es nuestra decisión!

De una parte hay estudios que aseguran que una persona optimista vive hasta 7 años más de media y de otra el entorno actual nos hace llegar continuamente mensajes cuya carga negativa merma nuestra energía para ilusionarnos y afrontar los cambios con perspectiva positiva; parece pues recomendable, hoy más que nunca, aprender a manejar con soltura y confianza las claves que nos ayuden a generar o mantener esa visión OPTIMISTA de la vida.

Es por ello que hace algún tiempo me propuse elaborar una receta del optimismo con los ingredientes que he aprendido de algunos grandes maestros y  la elaboración derivada de mi propia experiencia.Una receta que me permitiera compartir con los demás las herramientas descubiertas y el beneficio de su uso que yo misma he experimentado.

El próximo 20 de octubre, con motivo de la celebración de las primeras jornadas Pamplona en Positivo,  tendré el honor de ponerme de nuevo el delantal para cocinar con vosotros el optimismo. Será en el incomparable marco del Castillo de Gorraiz y acompañada por su chef, el maestro de cocina Patxi Díez de Ulzurrun.

¿Un profesional de la cocina y el optimismo? ¡Sí! He de deciros que más allá de la metáfora – obvio que el optimismo no se come ni crudo ni cocinado- hay alimentos que aportan nutrientes que pueden mejorar nuestro estado de ánimo, y por tanto también forman parte de nuestra receta. Muchos de ellos estarán presentes durante el taller y también en la cena que tendrá lugar a su término, ¿quién mejor que Patxi para ocuparse de ellos?

Para esta ocasión tan especial, os presentamos el “Menú “Optitud” – por gentileza de Iosu Lázcoz. Optitud es la fusión de las palabras optimismo y actitud, y “es un término dinámico que tiene utilidad práctica: configurar nuestros programas cerebrales en clave optimista” en palabras de su autor.

Cómo veis estamos elaborando una propuesta ciertamente optimista para cruzar juntos a la otra orilla del río 😉

¡Estaremos encantados de cocinar contigo!, ¿te apuntas?

Cristina Rubio, Mentora estratégica 

Leave a Reply